top of page

Permacultura en zonas áridas

Quienes nos dedicamos a trabajar con y en la naturaleza llevamos varios años notándolo. El tiempo dirá si fue una acumulación casual (nada apunta a ello) pero todo lo acontecido hasta ahora nos lleva hacia una inercia de mayor aridez en diferentes partes del mundo. Entre ellas la península ibérica a excepción de la zona norte. En lo que a cambio climático se refiere considero de vital importancia comenzar a diseñar y aplicar técnicas de permacultura y cultivo adaptadas al aumento de los períodos de sequía y de las olas de calor. Si bien apuntar los detalles sobre cómo diseñar requiere de un libro entero, en este artículo repasamos las líneas básicas de trabajo.


Diversidad: la llave maestra

Dadas las condiciones cambiantes del clima en general y de la meteorología de una región en particular, cada temporada de cultivo posee unas características propias en lo que a fenómenos extremos y no extremos se refiere. Como nadie tiene una bola de cristal lo sensato bajo nuestro punto de vista es diseñar nuestros proyectos en base a la diversidad. La razón es muy sencilla y se basa en uno de los fundamentos de la biología. La diversidad de especies (y variedades, luego iremos con ello) dentro de un diseño, huerta, jardín o vergel es garantía de que un cierto número de especies van a reunir las condiciones adecuadas para prosperar en cada temporada de cultivo. Eso significa que otras especies podran desempeñar un papel mejorable en cuanto a producción y resiliencia otros años. Lo que siempre nos garantizamos acudiendo a la diversidad es un volumen de cosecha aceptable pase lo que pase.

¿Cómo incluir diversidad en tu proyecto? Una estrategia que seguimos nosotras es la del 80-20. Si por ejemplo estamos trabajando en la huerta procuramos mantener un 80% de nuestros cultivos similares a los que hemos venido probando y que sabemos que funcionan. El 20% restante de la planificación son cultivos que hasta la fecha no hemos cultivado. En el diseño del vergel todo pasa por informarse bien de especies habituales de la región. Dado que hablamos de árboles o arbustos de mayor tiempo de desarrollo aquí el margen de experimentación se reduce y la estrategia es mas sopesada y fundamentada en registros o experiencias de otras personas.


Swales o zanjas en las curvas de nivel

Las sequías y las olas de calor apuntan inevitablemente hacia el cuidado y el almacenamiento del agua. Los llamados swales son zanjas generadas en las curvas de nivel que ayudan a retener el agua en el suelo. Si estas zanjas van acompañadas con cultivos que a través de sus raíces puedan recoger el agua que hemos realentizado estamos permitiendo a nuestro sistema recoger y almacenar mayor cantidad de agua. Generar swales puede ser muy labiorioso si se realiza de forma manual. Pero si se usa maquinaria en pocas horas o días tendremos el trabajo realizado. Sobra decir que esta opción, si la podemos financiar, es la que recomendamos aquí. Los swales requieren cierta técnica en su diseño y ejecución. A diferencia de otros recursos que recomendamos en este artículo, no recomendamos su aplicación salvo que tengas experiencia.



Swales en permacultura
Ejemplo de combinación de swales con plantaciones de árboles

El sombreo

El gran elemento de los años venideros. La acumulación de varios días con temperaturas máximas de 40º C durante el verano es un gran problema con el que tenemos que aprender a convivir. La excesiva insolación que reciben los cultivos son causa de una menor cosecha e incidencia de plagas muy dañinas (por ejemplo la araña roja). En nuestros diseños siempre incluimos elementos que otorguen una sombra parcial o temporal a los cultivos. Una sombra parcial sería colocar mallas por encima de los cultivos que, con una reducción del 20-30% supusieran una amortiguación suficiente como para mantener el equilibrio durante las olas de calor. Una sombra temporal se refiere a la presencia de algún elemento que en algún momento del día otorgara sombra. Para esta estrategia el uso de árboles adquiere una dimensión muy versátil, ya que el árbol, además de dar sombra, aporta funciones como refugio de la fauna auxiliar, materia orgánica si es de hoja caduca, leña, alimento...

A la hora de planificar el diseño de árboles en tu vergel ten en cuenta el tamaño potencial que va a alcanzar. De otra manera su aportación de sombra puede pasar de ser moderado a sombrear toda la huerta; algo que no es deseable.


Acolchados

Cubrir el suelo. Siempre. Esa es la premisa esencial de la naturaleza. Siempre que le es posible puebla la tierra de plantas.

El aumento de las temperaturas y la falta de agua nos obliga más allá de este patrón a cubrir el suelo en todo momento con los materiales que tengamos disponibles.

Dependiendo del cultivo que tengamos en manos se recomienda aplicar un acolchado u otro. Para trabajar en la huerta el acolchado más adecuado es la paja. Para acolchar la base de árboles y arbustos recomendamos el triturado de madera sin predominio de coníferas.

Para pasillos este último acolchado también es adecuado. Para un mayor efecto anti-hierba del acolchado no está de más aplicar en la parte inferior una capa de cartón que ahogue dichas hierbas. De otra manera, éstas pueden encontrar agujeros en el acolchado con el que empezar a prosperar.

En comparaciones realizadas acerca de la cantidad de agua presente en el suelo, hemos podido comprobar que los suelos acolchados con paja pueden permanecer prácticamente el doble de tiempo sin necesidad de riego en comparación con los bancales sin cobertura. A falta de datos más contrastados, nuestra últimas anotaciones nos indican que el acolchado nos permite ahorrar significativas cantidades de agua a la vez que permiten mantener la fertilidad de la tierra en mayor medida.



Комментарии


bottom of page