top of page

La huerta y las olas de calor. Cuatro técnicas claves.

En períodos de olas de calor cada vez más frecuentes encuentro necesario poseer una variedad de estrategias que, combinadas, puedan reducir el efecto dañino de insolación y temperaturas extremas. Como base de la salud de las plantas siempre es necesario recordar que una planta bien nutrida, perteneciendo a una variedad adaptada a veranos calurosos y con una óptima cantidad de agua disponible será capaz de gestionar mucho mejor las olas de calor. Sin estos esenciales todo lo que hagamos será mucho menos efectivo. Sombreo

El sombreo es, a mi juicio, el protagonista de nuestras técnicas de verano. La cuestión es sencilla. Un cultivo de huerta necesita, aproximadamente, un mínimo de seis horas de luz directa para crecer y dar una buena cosecha. En zonas carentes de sombra en pleno Julio una planta va a recibir más del doble de la cantidad mínima necesaria y no va a disponer de momentos de descanso frente al sol. Esto genera un estrés fisiológico en la planta que puede repercutir tanto en su desarrollo como en la vulnerabilidad a plagas.

La solución pasa por dos vías. La ideal es establecer diferentes especies de árboles alrededor o en mitad de la huerta. Estas especies deben ser de un porte moderado para no invadir todo el espacio y robar más luz de la necesaria. Asegúrate de no establecer especies que inhiben el crecimiento vegetal en sus alrededores (nogal, arizónica o pino mejor evitarlos) y prioriza aquellas que añadan beneficios al vergel: alimento, refugio para fauna auxiliar, madera etc. En mi huerta actual especies como el roble, el olivo o el almendro dan una cobertura esencial a mitad del día.

Las mallas de sombreo también son una herramienta esencial en mis proyectos. Principalmente en estadios iniciales de los cultivo. Para un crecimiento adecuado procura que la malla no supere el 20% de opacidad. Puede emplear arcos de hierro o de acero galvanizado a modo de soporte cada 1,5 metros.


Acolchado

A través de restos vegetales tenemos la posibilidad de generar una capa justo por encima del suelo que reduzca significativamente la radiación y la evaporación del agua almacenada en la tierra. Tenemos dos grandes posibilidades a la hora de usar acolchado. El que os recomiendo para proyectos pequeños es la paja. Ésta permite generar esta barrera al calor a la vez que aumenta a medio plazo la materia orgánica en la tierra y sirve de refugio a la macro-fauna del suelo (arañas y otros insectos beneficiosos). Para huertas que superen los 700 metros cuadrados puede ser interesante usar malla geotextil, la cual se instala con mucha facilidad y respeta mucho mejor el factor tiempo a la hora de quitar y poner. No aporta los otros beneficios de la paja pero si, como suele suceder, no hay tiempo para todo, es una solución muy válida.





Espacio de plantación

El hecho de plantar cultivos en el menor espacio posible siempre va a generar un sombreo propio y un relativo "microclima" que mitigue el calor. La mayoría de huertas siguen teniendo marcos de plantación muy por encima de los necesario, aumentando considerablemente el espacio de tierra desnuda y la exposición de la plantas al calor y al viento seco. Si en tu huerta ves que quedan huecos entre tus plantas prueba a plantar un poquito más cerca. Siempre cuidando con mucho detalle la fertilidad de la tierra para alimentar a más plantas en menos espacio. Es importante tener en cuenta que acumular muchas plantas en poco espacio implica concebir los riegos no por cada planta que hay. Debemos regar de manera que cada palmo de tierra contenga agua para que las raíces pueden explorar el 100% de la tierra disponible. Si fallamos en la fertilización o el riego cultivar al estilo bio-intensivo puede acabar en fracaso.




Potasio en las hojas

A mediados de Julio, y aprovechando el período en el que las plantas de verano comienzan a generar frutos (pepino, tomate, pimiento etc.) establezco aplicaciones regulares (cada tres semanas) de potasio. En mi caso empleo la marca Idai Nature. Con la aplicación foliar de potasio incrementamos los niveles de este elemento en la planta y ayudamos a mantener su equilibrio en situaciones de estrés hídrico y altas temperaturas.


Conclusión

Estas estrategias citadas las iremos analizando por separado en futuros artículos. Lo importante en este caso es combinarlas todas en la medida de lo posible. A medida que tu proyecto gane en complejidad podrás sustituir las mallas de sombreo por sombra natural y la malla geo-textil por paja cultivada en el sitio. Te recomiendo comenzar a familiarizarte con estas técnicas ya que, como todo indica, las olas de calor y el acceso al agua van a ser fenómenos que se van a incrementar con el paso de los años. No dejes de compartir tus técnicas y estrategias con nosotros.



Comentarios


bottom of page